Campanya europea per a una veritable economia circular sense cap tipus d’incineració de residus

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Després de l’èxit de la Jornada Residu Zero = Incineració 0 del passat,  el CEPA i la Comissió Estratègia Catalana Residu Zero continuem les activitats per impulsar des de Catalunya la iniciativa del Movimento Legge Rifiu Zero per l’economia circolare per aconseguir que tots els plans de gestió de residus dels països europeus facin prioritària la recuperació de la matèria i no de l’energia segons ho estableix la Directiva de Residus i les mesures incloses al paquet d’economia circular de la UE.

5d607478-200f-4aed-bb7b-8fbd31bbe894.JPG

De moment estem demanant la implicació i el suport a la campanya:

1.- A totes les entitats signants de la Declaració de Barcelona novembre 2018 i les signants de la declaració Que no ens donin gat per llebre de juliol passat.

2. A l’European Environmental Bureau (BEE),  xarxa amb presència a 30 països europeus i 140 associacions  ambientals, entre les quals Ecologistes de Catalunya. El passat 13 de novembre el CEPA-Ecologistes de Catalunya i el coordinador de l’àmbit de residus del EEB, Piotr Barczak vam fer una reunió per demanar la implicació del BEE en la campanya europea.

3. Amb els grups parlamentaris favorables a donar suport en aquesta campanya. Una delegació del CEPA acompanyats per Massimo Piras vam entrevistar-nos amb Anna Geli (Junts per Catalunya); Ferran Civit i Mònica Palacín (ERC); David Cid (en Comú Podem)i Natàlia Sànchez (CUP) que es van manifestar favorables als arguments que vam aportar i que es concretaran en propostes als Parlament català i europeu.

 

Anuncis

Iniciativa ecologista a Itàlia per aturar la incineració arreu d’Europa

El “Moviment italià Llei Residu Zero per a una economia circular”, ha convidat les entitats socials i ecologistes catalanes a implicar-se en aquesta acció extraordinària.  El seu coordinador nacional, Massimo Piras, ha convidat el CEPA a participar en l’assemblea nacional el proper 16 de juny a Roma amb l’objectiu d’articular un potent moviment ciutadà europeu per aturar les instal·lacions d’incineració de residus (anomenades eufemísticament de valorització energètica) i per implantar una veritable economia circular: carta-i-cartell-lezo-roma

Locandina assemblea nazionale 16 giugno

L’esperançadora notícia és que el Tribunal Administratiu de la regió italiana del Lazio (TAR), ha acceptat el recurs legal presentat per les entitats italianes contra el decret DPCM de 10 d’agost de 2017 que va aprovar el Pla de Gestió de residus  i les noves instal·lacions d’incineració i contra la normativa que l’empara.

El TAR va emetre el 24 d ‘abril una ordre amb la qual es trasllada al Tribunal Europeu de Justícia de Luxembutg  l’ evident contradicció entre aquesta llei i la directiva europea 2008/98 / CE sobre la correcta implantació de la jerarquia del tractament de residus i la directiva europea 2001/42 / CE sobre la correcta implantació en els plans estatals.

 

 

LA ECONOMÍA INDUSTRIAL NO ES CIRCULAR SINO ENTROPICA #residuos #economiacircular #residuozero

  Un slogan político que se oye en la China y también en la Unión Europea es que la economía debería ser circular. Los activistas que luchan contra la avalancha y el desperdicio de la basura doméstica, a veces usan el slogan “residuo cero”, “zero waste”, que se parece un poco al slogan oficial. Es decir, hay que disminuir los residuos y hay que reciclar los que se producen. ¿Quién podría estar en contra?


Como ha escrito Jesús Ramos, bajo la ilusión de la economía circular, parecería que el crecimiento puede continuar de manera ilimitada, pues estamos reciclando los residuos y convirtiéndolos en nuevos recursos. Por si fuera poco, si cada vez somos más eficientes en el uso de recursos, vamos a necesitar menos cantidad de los mismos. Jesús Ramos advierte que ahí surge una paradoja (que llamamos la Paradoja de Jevons): la mayor eficiencia abarata el coste, y por tanto puede llevar a un mayor uso. Dejemos esto de lado. Veamos algunas cifras sobre el uso mundial de materiales y la falsa ilusión de una economía circular.

¿Cómo funcionaría una economía circular? Por ejemplo, entra aluminio en la economía procedente de la minería de bauxita, el proceso consume mucha electricidad y deja un barro rojo tóxico. Ya no más: vamos a reciclar todo el aluminio que producimos y usamos, reciclar todas las latas y todos los marcos de ventana, además los vamos a hacer más finitos e igual de resistentes. Se acabó la minería de bauxita. Se gasta además -suponemos- menos energía para reciclar que para producir el aluminio. Qué bien!

Pero, ¿cómo funciona realmente la economía industrial? Un articulo reciente de Willi Haas y sus colegas vieneses en el Journal of Industrial Ecology da algunas cifras. Recuerden que la población mundial es de algo más de 7 mil millones. Todas las cifras que siguen están también en miles de millones de toneladas (o lo que es lo mismo, gigatoneladas, GT) , de manera que vemos que el uso de materiales por persona y año es de alrededor de 8 toneladas en promedio – pero en la India es solamente cuatro, y en Estados Unidos más de veinte.

Ese uso de materiales por año se divide en las siguientes categorías:

12 GT de combustibles fósiles (petróleo, gas, carbón) que en su casi totalidad van para ser quemados en la producción de electricidad o consumo doméstico, o en el transporte, es decir se usan como fuentes de energía. Son como fotosíntesis “embotellada” hace millones de años, la “descorchamos” y allá se fue. No se pueden quemar dos veces. El calor se disipa, por ls segunda ley de la termodinámica o ley de la entropía.

19 GT de biomasa, para muchos usos distintos, la alimentación del ganado o directamente la alimentación humana (un kilo al día, más o menos), la producción de pasta de papel (eventualmente, una parte del papel es reciclado), la producción de madera para construcción, y la mayor parte de madera para quemar. Gracias a la fotosíntesis, esa biomasa se produce cada año otra vez, gracias a la energía solar y al agua, pero no se recicla más que en una pequeña parte. Además, los nutrientes (fósforo, potasio, nitrógeno) no regresan a los campos, en general. Mientras en algunos lugares faltan, en otros son producidos en exceso, llevan a la eutrofización de los cursos de agua, un exceso de nutrientes, o a un exceso de nitritos en la capa freática.

22 GT de materiales de construcción, arenas y gravas para cementos. Esa extracción suele dañar el ambiente, pero además esos materiales apenas se reciclan. Aumenta el stock acumulado de edificios, autopistas. Se puede discutir si se podría reciclar en mayor parte, y que una economía sin crecimiento usara viejos materiales de construcción reciclados para reponer infraestructuras y rehabilitar viviendas. Estamos muy lejos de esta situación, no solo porque la economía mundial todavía crece, sino porque resulta seguramente más caro el reciclaje que la nueva extracción.

Por último, el cuarto sumando, a nivel mundial, es 4.5 GT de materiales metalíferos (de lo cuales la mayor parte de convierte en escorias y relaves), ingresando en la economía en promedio menos de una GT de metales ya concentrados y refinados. Algunos son de más fácil reciclaje que otros.

En conjunto, lo que se recicla actualmente en el mundo no es más de un 6 por ciento de los materiales extraídos. Estamos muy lejos de una economía circular. Una economía con energías renovables también sería entrópica, desde luego, pero dependería del flujo continuo de energía solar. Pudiera ser que consiguiera reciclar todos los materiales, llevando a cero la extracción nueva. Estamos muy lejos de esta situación.

———

Joan Martínez Alier

ICTA-Universitat Autònoma de Barcelona

08193 Spain

http://www.ejolt.org

http://www.eco2bcn.es

http://www.ecologiapolitica.info

New book: Ecological Economics from the Ground Up, 2012http://www.routledge.com/books/details/9781849713993/

Create a website or blog at WordPress.com

Up ↑

%d bloggers like this: